Cómo usar el aceite de CBD

El aceite de CBD se administra con su gotero dejando caer gota a gota el producto sobre la lengua, aplicando la dosis propuesta para cada nivel de concentración de CBD manteniendo el producto en la boca durante 20 segundos para poder disfrutar de todo su sabor y absorber todas sus propiedades.

Otra opción es aplicar la dosis propuesta en tu bebida favorita (te desteinado, zumo de naranja, leche, cacao líquido etc…) evitando las bebidas con cafeína.

También se puede usar como complemento al aceite que se utiliza para repostería, ya sea este aceite de cáñamo, girasol o oliva.

Los extractos de cáñamo ricos en CBD son utilizados como Complementos alimenticios y no deben usarse en sustitución de una dieta equilibrada ni de un modo de vida saludable.

¿Cubre mi seguro de salud el aceite de CBD?

El CBD no es (por el momento) un medicamento y no es un producto aprobado por la FDA para uso farmacéutico. En la Unión Europea no está considerado como medicamento, excepto en Reino Unido, y aunque es posible el uso de aceites de cáñamo para la elaboración de alimentos, estos no deben contener trazas de THC.

Los productos derivados del cáñamo no están cubiertos por los seguros de salud, como tampoco lo están todos aquellos complementos alimenticios que aunque ejerzan ciertas acciones fisiológicas en el organismos no se pueden considerar como productos farmacéuticos.